TAL VEZ FUE LA RAZÓN; Un paciente con evolución clínica larga ALLÍ MUTÓ EL VIRUS.

primer lugar, debemos recordar que todos los virus, bacterias, parásitos y organismos superiores van a mutar de una manera natural. La capacidad del ADN para hacerlo espontáneamente es una de sus propiedades intrínsecas, y gracias a ella, se ha generado la evolución de las especies.




Por Ignacio J. Molina Pineda de las Infantas, catedrático de Inmunología, Centro de Investigación Biomédica, Universidad de Granada

Madrid, 22 de diciembre (THE CONVERSATION).– Toda Europa se ha visto, de repente, convulsionada por la notificación por parte de las autoridades británicas de una nueva variante del SARS-CoV-2. La preocupación se ha extendido rápidamente, provocando inmediatamente restricciones de viaje y de movilidad. Pero, ¿está justificada esta alarma?


TODOS LOS VIRUS MUTAN

En primer lugar, debemos recordar que todos los virus, bacterias, parásitos y organismos superiores van a mutar de una manera natural. La capacidad del ADN para hacerlo espontáneamente es una de sus propiedades intrínsecas, y gracias a ella, se ha generado la evolución de las especies.

Estas mutaciones, a veces, confieren una ventaja al organismo en el que se ha producido de cara a su propagación futura y en otras ocasiones es justo lo contrario, con lo que las consecuencias de ese cambio no se transmiten con éxito a la descendencia. Aquí podemos encontrar las claves de la diversidad genética, no solo entre especies, sino también entre individuos pertenecientes a una misma.

¿Es esta la primera mutación del SARS-CoV-2?

Pues no. El virus originario de Wuhan se fue transformando en algunas variantes ligeramente diferentes que hoy colonizan el planeta. En lo que respecta a Europa, a finales de marzo se detectó por primera vez la variante conocida como D614G, y que contenía el cambio de un aminoácido de la proteína de espícula del virus, es decir, la proteína más externa y responsable de la formación de esa corona tan característica. Este pequeño cambio dio como resultado un virus con mayor capacidad de transmisión que el original, al infectar de manera más eficiente. Tanto es así, que para el mes de junio casi todos los virus circulantes en Europa ya eran de esta variante.

La mutación en otro aminoácido dio lugar a la variante llamada 20A.EU1 y aparecida en España en el mes de junio. Esta también se propagó muy rápidamente, lo que en principio indicaba que tenía una ventaja selectiva aún mayor. No obstante, esto último no está del todo claro, puesto que se ha asociado recientemente a la intensa movilidad personal del verano más que a su mayor transmisibilidad.


¿POR QUÉ ESTA VARIABLE ES TAN ESPECIAL?

Por varias razones. La nueva variante, llamada VUI 202012/01 (Variant Under Investigation; variante bajo investigación, año 2020, mes 12, variante 01) acumula, sorprendentemente, un total de 17 mutaciones. De entre estas mutaciones, 8 se sitúan en la proteína de espícula, mientras que las restantes afectan a otros elementos.

De entre las mutaciones encontradas, hay 3 que producen preocupación.

La primera es la llamada N501Y, que representa un cambio del aminoácido asparagina por tirosina, y que afecta directamente al sitio de unión del virus al receptor que le va a permitir entrar en la célula.

La segunda es la P681H, en la que una prolina es sustituida por una histidina.

La tercera es la pérdida (deleción) de los nucleótidos 69 y 70 que codifican la proteína de espícula.