top of page
Buscar

Mexicanas pioneras: mujeres que abrieron camino para las nuevas generaciones


Estas pioneras inspiraron a otras mexicanas. Foto: Shutterstock

En un mundo dominado por hombres, estas 10 pioneras mexicanas dieron de qué hablar en sus campos profesionales y en la vida misma, rompieron el techo de cristal y trazaron la ruta para las mujeres que están siguiendo sus pasos.


Aqui te presentamos sólo 10 casos de mujeres pioneras que abrieron el camino para aquellas mexicanas que venían empujando detrás.


Matilde Montoya, la primera médica


La capitalina Matilde P. Montoya, nacida el 14 de mayo de 1859, se graduó en obstetricia en 1873, en la Escuela de Medicina, de la Universidad Nacional de México. Se trasladó a Puebla, donde se inscribió en la Escuela de Medicina de la Universidad estatal, donde se graduó de cirujana en 1887. El hecho fue tan excepcional que hasta el presidente Porfirio Díaz acudió a su examen profesional. Murió en sur del entonces Distrito Federal, el 26 de enero de 1938. Por esta razón, se le considera una de las pioneras.


Emma Catalina Encinas, primera pilota aviadora


La chihuahuense Emma Catalina Encinas Aguayo es otra de las pioneras. Nació en octubre de 1909, en la población de Mineral de Dolores, municipio de Madera, y descubrió su pasión por los aviones en Estados Unidos, a donde había ido a estudiar inglés. Se inscribió en la carrera de piloto aviador e ingresó a la Escuela de Aviación “Roberto Fierro”. Pidió autorización a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) para hacer examen y obtener su licencia de Piloto Aviador de Turismo. Lo hizo en 1934.

María Luisa Dehesa, primera arquitecta


La veracruzana María Luisa Dehesa, nacida en Xalapa en 1912, se graduó como arquitecta en 1939. Lo hizo en la por la Facultad de Arquitectura, de la UNAM, con mención honorífica. Fue, además, la primera mujer latinoamericana en recibir su cédula profesional. Trabajó como supervisora de obras en la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas.


Matilde Landeta, primera cineasta


Nacida en 1913, en la Ciudad de México, Matilde Soto Conde Landeta, mejor conocida como Matilde Landeta, recuerda que de pequeña le prohibían ir al cine, pero a los 8 años se coló a ver una película de Chaplin y, desde entonces, se concentró en escribir, dirigir y actuar obras familiares, con la intención de filmarlas. Con el tiempo, se convertiría en la primera mujer que dirigió una película de importancia en el país. En 1948, dirigió “La Negra Angustias”, que fue exhibida en un Festival en Francia y que le valió premios y homenajes.


Silvia Torres, primera astrónoma mexicana


En la época de Silvia Torres no estaba prohibido que las mujeres estudiaran, pero la opción de ser científica y trabajar fuera de casa no era algo que sucediera normalmente. Las expectativas para las mujeres de entonces era que se dedicaran al hogar y cuidar a los hijos.


Ella decidió estudiar Física, en la Facultad de Ciencias, de la UNAM. Descubrió la investigación, estudió en la Universidad de California, en Berkeley; a su regreso a México, estuvo en el Instituto de Astronomía, donde luchó por convertirse en una investigadora independiente y que no la vieran como “apéndice” de su esposo. Silvia Torres es, actualmente, una de grandes astrónomas mexicanas y presidenta de la Unión Astronómica Internacional.


Concepción Mendizábal, la primera ingeniera civil mexicana


Concepción Mendizábal Mendoza no sólo heredó de su padre, el ingeniero Joaquín de Mendizábal, el amor por la ingeniería, sino que también fue su mayor impulsor para que estudiara esta carrera. Aunque en 1921 cuatro mujeres se inscribieron por primera vez a la Escuela Nacional de Ingenieros, la primera en obtener un título y presentar su examen profesional para graduarse como ingeniera civil fue Concepción Mendizábal.


Lamentablemente, su padre, que murió en 1926, ya no pudo verla graduarse. Su examen profesional lo realizó en 1930.


Helia Bravo Hollis, primera bióloga


Helia Bravo Hollis nació en la Ciudad de México, el 30 de septiembre de 1901, poco antes de la Revolución mexicana. Sus padres eran grandes amantes de la naturaleza y los fines de semana paseaban por los bosques de la avenida Revolución y del entonces río Mixcoac. A los 17 años se registró en la Escuela Nacional Preparatoria. En 1927 se convirtió en la primera bióloga titulada del país. Dos años más tarde empezó a formar el herbario y el estudio de las cactáceas mexicanas. El Jardín del Desierto dentro del Jardín Botánico de la UNAM lleva su nombre, de ahí que esté considerada dentro de las mexicanas pioneras.


María Eugenia Gómez, primera generala mexicana


María Eugeni Gómez López, originaria de Tehuacán, Puebla, escaló altos mandos del Ejército y obtuvo en 1994 el grado de general brigadier del Ejército mexicano. Gómez se inscribió en la Escuela Militar de Enfermeras en 1957, se recibió como cirujano dentista en la Faculta de Odontología de la UNAM, en 1967, y el 20 de noviembre de 1989 se convirtió en la primera general del país y a la postre en la directora general de Sanidad de la Secretaría de la Defensa.


Pilar Roldán, primera medallista olímpica


María del Pilar Roldán Tapia, nació en la Ciudad de México, hija de dos tenistas mexicanos, Ángel Roldán y María Tapia. Cuando parecía que seguiría el camino de sus padres, cambió el tenis por la esgrima luego de la lectura del libro “Los tres mosqueteros” de Alexandre Dumas y de la película del mismo nombre, donde el actor Gene Kelly encarnaba a D´Artagnan. A los 15 años ya era campeona nacional invicta en florete. En 1960, María del Pilar Roldán se convirtió en la primera mujer abanderada de una delegación olímpica mexicana en Roma. En los Juegos Olímpicos de México 1968, Pilar Roldán compitió por medalla en la Sala de Armas Fernando Montes de Oca, ganó la de plata y se convirtió en la primera mexicana en ganar una medalla olímpica para México.


Katya Echazarreta, la primera astronauta


La tapatía Katya Echazarreta, nacida en Guadalajara, Jalisco, se convirtió en la primera mujer mexicana que viajó al espacio el 4 de junio de 2022. Ella formó parte del quinto vuelo tripulado de la empresa Blue Origin en la misión Shepard NS-21. Para llegar al espacio tuvo que pasar las pruebas y resultar seleccionada entre 7 mil personas de todo el mundo. Ya en la NASA trabajó como estudiante en el laboratorio de propulsión y luego trabajó como ingeniera de la Agencia, desde donde ha contribuido en más de cinco misiones planetarias. En su viaje, no lo hizo sola, llevó consigo las cenizas de su abuelo. 

Comments


bottom of page