Mas de 10,000 voluntarios mexicanos para probar la vacuna proveniente de China, contra el Covid19.






México cabalga la segunda ola de contagios masivos de la covid-19 a la espera de las vacunas que alivien su colapsado sistema de salud. Este martes, el canciller, Marcelo Ebrard, ha informado de que el país participará en la fase 3 de ensayos clínicos de la vacuna de la compañía china CanSino, objeto de polémica desde hace semanas por las dudas sobre su efectividad. Ebrard ha dicho que las primeras dosis de la vacuna llegaron el viernes al país y se probarán entre 10.000 y 15.000 voluntarios de 12 Estados. Otros países como Chile, Argentina, Pakistán participan también en los ensayos.


Más allá de su efectividad, la vacuna de CanSino es una de las más adelantadas, junto a la que desarrollan AstraZeneca y la Universidad de Oxford, el gigante Johnson & Johnson, o el equipo que integran Pfizer y BioNtech. De hecho, China ya la aprobó para uso exclusivo militar el pasado 25 de junio. Los científicos de CanSino alteraron los genes de un virus común, una cepa del adenovirus. La idea es que la vacuna provoque una respuesta del sistema inmunológico que proteja al paciente del coronavirus.

El problema apunta a la cepa que los investigadores de la firma china tomaron como base. Se trata del Ad5, el virus que provoca los resfriados comunes. Buena parte de la población goza de anticuerpos para pelear contra este adenovirus, el temor es que los anticuerpos de los pacientes desbaraten la vacuna. En una entrevista con Reuters, Zhu Tao, uno de los encargados de la vacuna, pedía que no se siguiera “ciegamente” la opinión de los expertos.



En cualquier caso, los ensayos de CanSino en México abren la colaboración entre ambas partes. Hace unos meses, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador firmó un acuerdo con la compañía para la adquisición de 35 millones de dosis. Ebrard no ha dicho cuándo acabará la tercera fase de los ensayos y cuánto tiempo pasaría hasta la distribución de la vacuna. Solo ha explicado que habrá “cortes” en los ensayos, a los 14, 28 y 120 días de aplicarse la vacuna.

El acuerdo con la compañía china es solo uno de los que ha firmado el Gobierno para contener la transmisión del virus. El Ejecutivo ha integrado a México en la iniciativa Covax, apadrinada por la Organización Mundial de la Sa


lud, por la que el país podrá acceder a 25 millones de dosis de diferentes vacunas -actualmente hay más de medio centenar en desarrollo-. México también iene acuerdos con el equipo que integran AstraZeneca y Oxford, al igual que con Pfizer. La intención es cubrir a más de 100 millones de habitantes a lo largo de 2021. En el caso de AstraZeneca, México y la Fundación Slim colaborarán para elaborar las dosis de América Latina desde el país norteamericano y Argentina.

La duda apunta ahora a los ensayos clínico


s de los proyectos más avanzados, caso por ejemplo de AstraZeneca o Johnson & Johnson. Ambas vacunas se encuentran en fase 3, después de sendos reveses en los procesos, que hubieron de detenerse. En el caso de AstraZeneca, dos de las voluntarias que participaron en los ensayos este verano desarrollaron enfermedades neurológicas: sufrieron inflamaciones en la médula espinal. En el caso de Johnson & Johnson, se trató de un solo caso y la compañía no dio muchos detalles. A finales de octubre, los procesos continuaron después de que las compañías aseguraran que las enfermedades de los voluntarios no tenían que ver con las vacunas.

México aguarda el fin de los ensayos, la aprobación de las vacunas y el inicio de producción y distribución. Según las autoridades, esto podría empezar en diciembre de este mismo año.

5 vistas0 comentarios

© 2020 CANAL CULTURAL HUAUCHINANGO

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon