En Rusia los niños blogueros son toda una industria


Liza Anokhina tenía 11 años cuando sus fans ya la reconocían en la calle. Ahora, con uno más, es una de las blogueras de su edad más populares de Rusia, con 2.3 millones de seguidores en Instagram.


En un parque de Moscú, la adolescente camina y saca la lengua frente a su productor, que capta cada movimiento con el teléfono móvil. Ella, alta, esbelta y muy maquillada, se parte de la risa al ver el resultado, destinado a una audiencia de entre 8 y 15 años.

"Hemos hecho las 'stories' (historias de Instagram), y ahora nos ocuparemos de TikTok", le dice el productor Ivan Bushmelev, de 25 años, refiriéndose a las redes sociales en las que está más activa y que su generación usa para comunicarse, informarse y divertirse.

Aquí la red por excelencia es Instagram. En número de usuarios, Rusia figura por detrás de Indonesia, India, Brasil y Estados Unidos a pesar de tener menos habitantes, según la compañía especializada en estadísticas Statista.

Muchos de los usuarios de esta plataforma para compartir imágenes son menores que idolatran a "influencers", y de paso los enriquecen.

Algunas de estas estrellas ni siquiera tienen edad para ir al colegio y ya cuentan con millones de visitas en los vídeos, donde aparecen desempaquetando juguetes o golosinas. Detrás del negocio están sus padres, que prefieren para sus hijos el mundo digital a una carrera de modelo o de actor.

Nastya Vlog es una niña rusa residente en Florida cuyo canal de YouTube cuenta con 35.5 millones de suscriptores. Su padre desempeña un papel central.

Los preadolescentes y adolescentes alcanzaron el éxito con vídeos y comentarios en los que, por supuesto, no se nota la influencia parental. 


Liza Anokhina reconoce que usa el móvil ocho horas diarias. En su cuenta de Instagram anokhina_elizabeth_2007 difunde vídeos muy pulidos, con efectos visuales y música.

© 2020 CANAL CULTURAL HUAUCHINANGO

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon