12 pueblos mágicos para conocer en 2020

Aprovecha 2020 para recorrer algunos de los 121 pueblos mágicos de México. Te compartimos una selección de 12 de ellos. ¿Por cuál empiezas?



1. Todos Santos (Baja California Sur)

Rústicas calles e inmuebles, huertas familiares, sabores de mar y tierra norteños, arte por doquier y la fuerza del oleaje del Océano Pacífico hacen de este punto sudcaliforniano un imán atrayente para los que quieren hacer de la libertad y el buen vivir su motivo de viaje.


Encontrarás un lugar perfecto para practicar surf. Las playas más buscadas para practicar este deporte son: La Poza, Batequitos, San Pedrito, Cerritos, Punta Lobos y Los Esteros. Podrás tomar clases de surf en casi todos los hoteles del pueblo.

Disfruta de su explanada y quiosco, espacio ideal para contemplar el ambiente calmado. O visita el Tortuguero Las Playitas, en donde se incuban alrededor de diez mil huevos. Si vas en familia, es uno de los sitios que debes conocer, toma en cuenta que la liberación de crías es a finales de noviembre y mayo.




2. Parras de la Fuente (Coahuila)

Hay muchas razones para visitar Parras: sus nogaleras, su arquitectura antigua, su historia como oasis y foco de civilización en los desiertos del norte o su papel como cuna de los vinos del Nuevo Mundo. Pero más allá de todo esto, lo que disfruta quien lo conoce es su increíble encanto calle a calle.

Visita la Hacienda San Lorenzo que es sede de Casa Madero, principal firma vitivinícola mexicana y líder de la creciente industria de los vinos de Coahuila. Ahí se ha cultivado vid y producido vino desde 1597, por eso es la casa vitivinícola viva más antigua del Nuevo Mundo y la sexta del mundo.

No puedes dejar de visitar el Estanque de la Luz, un reservorio artificial de unos 60 por 70 metros que formó parte del antiguo sistema de distribución de aguas. Puedes visitarlo como sitio histórico junto con las acequias que recorren el pueblo, pero con los calores de la mayor parte del año, nadar aquí es toda una experiencia.



3. Comala (Colima)

El resplandor de su plaza principal te hará comprender por qué se le llama “Pueblo blanco de América”. Tu visita, como entre páginas de un libro, será lenta, disfrutable y muy memorable. Entre tazas de café orgánico, podrás buscar las pistas del verdadero Comala, para después dormir tranquilo en una hacienda que tiene, tal vez, la mejor vista del país.

En tu visita podrás contemplar la parroquia neoclásica y la escultura de Juan Rulfo que aparece sentado en una de las bancas leyendo su famosa novela, Pedro Páramo.

Disfruta de la Laguna Carrizalillos, ahí se rentan lanchas y la vista es espectacular, ya que se encuentra a trece mil metros en línea recta de la cima del Volcán de Fuego, que alcanza los 3,820 metros de altitud.